BCU muestra preocupación por dificultades en la recuperación económica

Podcast 23 de abril de 2021 Por Medio Mundo
En 2020 el Producto Interno Bruto (PIB) cayó 5,9%. El Informe de Política Monetaria identifica “tres riesgos relevantes” para el escenario base de crecimiento de 3,5% este año.
banco-central-uruguay-lr21-e

El informe señala que "el escenario base" para la actividad en Uruguay "supone una recuperación en el horizonte de política monetaria" y "en este marco, la economía crecería 3,5% promedio anual en 2021 (misma proyección que el Ministerio de Economía y Finanzas) y 3,1% promedio anual en 2022". Aclaro que "estas magnitudes continúan siendo bastante inciertas, lo que se refleja en la mayor amplitud del intervalo de confianza", según consigna diario El País.

El presidente del BCU, Diego Labat dijo respecto a si esta proyección va a modificarse que "estamos continuamente analizando y hoy nuestra mejor proyección es 3,5%".

Consultado sobre si la mala temporada turística, el mayor número de contagios de COVID-19 y las medidas de cierres de algunas actividades estaban incluidas en la proyección, Labat respondió que "en el mapa de riesgos está reflejada nuestra preocupación por el coronavirus y por cuánto duran estos efectos de emergencia sanitaria".

El vicepresidente del BCU, Washington Ribeiro complementó que "la temporada turística fue mala y no nos tomó por sorpresa" ya que estaba previsto ello en el anterior informe.

Interrogado sobre la afirmación del comunicado del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU del pasado 26 de marzo respecto a que sobre el tercer trimestre se daría una apertura total de la economía al alcanzarse la inmunidad de rebaño frente al COVID-19, Ribeiro respondió que "en aquel momento, las autoridades sanitarias preveían que a fines del tercer trimestre se podría estar dando una reapertura".

En tanto, el gerente del Área de Política Monetaria del BCU, Leonardo Vicente señaló que esa era la información disponible previo al Copom y que "lo que no estuvo en el escenario base es el recrudecimiento de los contagios. No sabemos cómo va a evolucionar".

El Informe de Política Monetaria del BCU identifica "tres riesgos relevantes" para el escenario base de crecimiento de 3,5% este año: "la pérdida del grado inversor, el desalineamiento de las expectativas de inflación respecto del rango meta y una expansión del coronavirus más allá de lo previsto".

"Con respecto a la pérdida del grado inversor, se le asigna una baja probabilidad de ocurrencia", indicó el reporte, producto de las medidas del gobierno para reducir paulatinamente el déficit fiscal.

Con respecto al "desalineamiento de las expectativas de inflación respecto del rango meta, se ha venido observando que las expectativas de los agentes se han mantenido fuera del rango, exhibiendo una rigidez a la baja", por lo que se le asignó un riesgo "medio-bajo" de ocurrencia.

Asimismo, si ocurrieran alguno de estos dos riesgos, en ambos casos el efecto sobre la actividad económica es "reducido", en relación al primero de los riesgos, o "bajo" en cuanto al segundo.

"Finalmente, la expansión del coronavirus a nivel doméstico se identifica como un riesgo con un impacto potencial sobre la actividad medio-alto", evaluó el BCU. "Si el ritmo de contagios continúa acelerándose, podrían ser necesarias nuevas medidas de restricción a la movilidad, afectando la oferta y/o la demanda de varias actividades. Por otra parte, este riesgo se puede ver mitigado por la rápida expansión del proceso de vacunación, el que derivaría en menores niveles de contagios y muertes en las próximas semanas", agregó.

Los datos del primer trimestre del PIB se conocerán en junio, no obstante el BCU utiliza "indicadores adelantados de alta frecuencia" para analizar cómo viene la economía en el informe. 

Estos indicadores muestran, que "la recuperación de la actividad se habría enlentecido. Esta tendencia se revirtió en marzo para algunos indicadores que mostraron mejoras significativas, como las exportaciones de bienes, importaciones de bienes de capital y energéticos y algunos indicadores de consumo. Al mismo tiempo, en marzo la confianza de los consumidores se redujo fuertemente como consecuencia del deterioro de la situación sanitaria, lo que cuestiona la sostenibilidad de la recuperación de los indicadores de consumo", afirmó el BCU.

"A nivel sectorial, todos los sectores muestran signos de reactivación, aunque a velocidades diferentes. Así, el agro y la industria manufacturera han sido de los primeros en recuperarse, mientras que el comercio y los servicios se encuentran más rezagados y exhiben comportamientos diversos", explicó el informe. 

"De esta forma, coexisten actividades con una evolución positiva, como las telecomunicaciones, por el uso intensivo de datos durante la pandemia, y la construcción, por el inicio de las obras vinculadas al ferrocarril central y UPM II, junto a otras aún muy afectadas, como el turismo y las actividades de entretenimiento", agregó.

"A nivel de componentes del gasto, se espera que durante 2021 el crecimiento sea impulsado por la recuperación de las exportaciones y de la inversión privada, que incluye la inversión vinculada a la planta de celulosa. Las exportaciones continuarían contribuyendo a la expansión del PIB en 2022, a lo que se suma el crecimiento del consumo privado", señaló el BCU.

"Aún se mantiene un alto nivel de incertidumbre en la evolución futura del PIB, asociado a la velocidad y magnitud de la recuperación luego del shock vinculado a la pandemia", concluyó.

Fuente: Uypress

Te puede interesar