75 años de la Barbarie Humana

Columnas 10 de agosto de 2020 Por William Marino
Uno de los ataques a civiles más grande de la historia de la humanidad.  Eso ocurrió el 6 de agosto de 1945, a las 8.16 de la mañana sobre una ciudad apacible del Japón, Hiroshima.  
image1170x530cropped
Hiroshima después de que Estados Unidos lanzara una bomba nuclear el 6 de agosto de 1945. - Foto: ONU

Hiroshima. Ciudad de 343.000 habitantes, sería la primera, pero no la única, en sufrir un ataque atómico, trayendo la muerte en el acto de unas 100.000 personas y con el correr del tiempo unos 250.000 personas más. De ellos, el 99 % eran civiles.  Por estos crímenes de guerra jamás fueron juzgados nadie, ni los ideólogos, ni los autores materiales.  

    La primera bomba atómica que se lanzara sobre Hiroshima, tenía la fuerza de 18 mil toneladas de TNT, arrojada por un avión B29, bautizado con el nombre de “Enola gay”.  Dicha bomba iba en una gran caja metálica que fue dejada caer desde una altura de 8.000 metros, para que explotara cuando estuviera a unos 300 metros de altura, resultando así más mortífera.

En ese entonces Hiroshima tenía una extensión de unos 18 Km cuadrados. La ciudad, para la época y el momento, era todo bullicio, el ritmo de la actividad ciudadana ya había comenzado. Los centros de enseñanza habían comenzado sus clases, los hospitales estaban en pleno funcionamiento. Tranvías, buses y la gente caminaba rumbo a sus lugares de trabajo o estudio. A unos 30 Km de Hiroshima, un observador ve a dos aviones en dirección a dicha ciudad. Al comunicarlo estos creen que se trata de un avión de reconocimiento y no se da la alarma de ir a los refugios antiaéreos.  

      La preparación del avión y su tripulación, al igual que la construcción de “esa arma que sería la mayor arma de destrucción que crearía la mente humana”, se realizó con el mayor de los secretos. La bomba, al decir del comandante del B29, coronel Paul W. Tibbets, “había que cuidarla como sus ojos, pues costaba más que un portaviones “. Y así era pues, se había gastado más de dos mil millones de dólares de esa época.

     Todo esto formaba parte del “Proyecto Manhattan”, cuyo director era el General de Brigada Leslie R. Groves.   En este proyecto se trabajaba desde octubre de 1942. Los integrantes del mismo habían sido seleccionados en el más riguroso secreto, bajo apercibimiento del que “se fuera de la lengua” sería enviado a una corte marcial, con fusilamiento asegurado.

        El lunes 16 de junio de 1945, en el desierto de Nevada, en un lugar llamado por los indígenas, “Jornada del Muerto” a las 5 h. 29 m. 45 s. se experimento por primera vez una explosión atómica, es decir la desintegración del átomo. Fue su presentación en sociedad, con periodistas incluidos, en el más rigurosa discreción pública . La caja con la bomba se instaló en un pedestal a unos 30 metros de altura, su explosión produjo un cráter de 7 metros y medio de profundidad y una nube que se elevo a mas de 12 mil metros de altura.

         Además de romper vidrios a 400 km.de distancia. La observación de la detonación se realizo por parte de los 425 invitados desde un búnker de concreto, ubicado a 35 Km. del lugar de la detonación. Los invitados eran científicos, técnicos, militares, 2 periodistas. Todos ellos bajo la dirección del General Leslie Groves.

         Lo que allí se vio solo duro “una milésima de segundo”.  Un periodista observador dirá después: “era una luz de otro mundo, una luz de un solo sol, pero el brillo de muchos soles. En una fracción de segundos una nube subió a más de dos mil metros, subiendo cada vez más hasta tocar las nubes”.

        El científico Robert Oppenheimer, llamado el padre o creador de la bomba atómica escribió “me he convertido en la muerte, el destructor del mundo”. Solo los militares mostraron su alegría y entusiasmo, ante el poder enorme de la bomba atómica, entre ellos el Brigadier Thomas Farell quien dijo: “podemos calificar muy bien los efectos, como algo sin precedente, magnifico, hermoso, estupendo y terrorífico.  Nunca se había producido un fenómeno de un poderío tan espantoso que fuese obra del hombre”.

      Con todos estos antecedentes es que parte el Enola Gay, desde un aeropuerto, no sin antes recibir, un bautismo y/u oración de parte del Capellán católico del ejercito William Downey donde pedía a dios la protección, con las siguientes palabras: “Padre todo poderoso. Tú que escuchas las oraciones de los que te aman, te rogamos que acompañes a aquellos que hollaran las alturas de tu cielo y que llevaran  la batalla a nuestros enemigos. Te rogamos que los cuides y protejas en su misión. Que todos nuestros enemigos al igual que nosotros conozcan tu poder. Para finalizar dando gracias a Jesucristo. Amén”.

     Con la bendición de dios, partió el bombardero B29, rumbo al Japón, a las 2 h. y 45 m. El avión sobrevoló Hiroshima y eran las 8 h. 15 m. y 20 s. cuando se abrieron las puertas del depósito dejando caer su carga mortal. Estaba previsto que la misma detonara sobre el puente de Aioi, aunque la misma detono a unos 300 metros de la superficie, encima de la clínica Shima.  Eran las 8 h. y 16m.  En una fracción de una milésima de segundo, la temperatura paso a ser de más  de 6.000 grados, murieron en forma instantánea unas 100.000 personas, Todas las personas que se encontraban en un radio de unos tres kilómetros, sufrieron quemaduras en todo su cuerpo. 

      Aunque los EE.UU. dirá que un tercio de los muertos eran soldados, se supo que los muertos eran el 99 % civiles.   Del edificio de la clínica Shima nada quedó y sus ocupantes todos se esfumaron. De los 200 médicos que había en la ciudad murieron 180,  1.800 enfermeras murieron o quedaron gravemente heridas. Hospitales solo quedaron tres de los cincuenta y cinco que había en Hiroshima.  Los niños y mujeres se les adhirieron sus ropas en sus cuerpos calcinados. Las calles cercanas al epicentro de la explosión estaban al rojo vivo. Toda la barbarie humana se dio cita en Hiroshima, como se dará cita en Nagasaki tres días después.

     Ese día sembraron el miedo, el terror y el sometimiento, al pueblo Japonés. Ese día el ejército de los EE.UU. festejo y condecoro a sus valientes soldados.

                                          WILLIAM  MARINO 

 

Te puede interesar