Ley de urgente consideración: el pasado y el futuro de la educación

Columnas 04 de julio de 2020 Por Jorge Barrera
El profesor Jorge Barrera, nos acerca el primero de tres artículos que proponen trazar un detallado análisis entre la Ley de Urgente Consideración y sus implicancias en la autonomía del sistema educativo.
59f6855dac4aa
Ley de urgente consideración: pasado y el futuro  de la educación - Por Jorge Barrera

Ley de Urgente Consideración Educación

Nuestro sistema educativo se caracterizó históricamente por su independencia de los avatares de la política partidaria. Se construyó un sistema sui generis, que asombró al mundo durante muchos años. Cuando un extranjero entraba en conocimiento de que en nuestro País el Ministerio de Educación y Cultura, tenía poca incidencia en la educación, quedaba absorto e impresionado. Seguramente, entre los motivos que hicieron que fuéramos vanguardia en la educación,  este no fue  el   menor.

Breve síntesis del proceso de construcción del modelo educativo uruguayo.

El 26 de julio de 1918, mediante la Ley 6.627, se creó el Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal, estaba compuesto por siete miembros: el director y seis vocales. Así mismo,  el artículo 100 de la Constitución de 1917 prescribía que la instrucción superior, secundaria y primaria serían administradas por consejos autónomos. Allí se encuentran ls bases legales y constitucionales del sistema que caracterizó y definió la educación uruguaya.

Hasta la tercera década del siglo XX, la educación secundaria formó parte de la universidad, una acotación al margen, en el año 1912, durante el gobierno de Batlle y Ordoñez, se comenzaron a crear los liceos departamentales. Hace más de cien años el batllismo estaba llevando la universidad al interior, proceso sólo comparable al de los últimos quince años con la creación de las universidades tecnológicas.

“1912 es un año fundamental para la enseñanza media, pues se crea la Universidad o Liceo para mujeres, y principalmente se establece la creación de los liceos departamentales, posteriormente en 1919, nace el liceo nocturno, existiendo en 1927 un total de cinco liceos en Montevideo, uno de ellos nocturno y 18 en el interior de la República.”

La Ley Orgánica 9.523, promulgada el 11 de diciembre de 1935,  creaba la Educación Secundaria independiente y autónoma, en su primer artículo establecía :

“Con la actual Sección de Enseñanza Secundaria y Preparatoria de la Universidad y bajo la denominación de Enseñanza Secundaria, institúyese un ente autónomo del Estado, de acuerdo con el artículo 181 de la Constitución de la República.”
El consejo que presidía el nuevo ente estaba conformado por siete miembros, tres de los cuales eran elegidos por los propios docentes. El articulo 4 definía quien presidiría el nuevo órgano: 

“Artículo 4º.
“El Director de Enseñanza Secundaria será nombrado por el Poder Ejecutivo, previa venia del Senado (artículo 183 de la Constitución), a propuesta, debidamente fundada, del Consejo Nacional de Enseñanza Secundaria.”
Así mismo,  el Artículo 6 establecía su  constitución, priorizando la autonomía del órgano y mostrando un alto grado de participación de los diferentes colectivos de la educación:

“Artículo 6º.
El Consejo Nacional de Enseñanza Secundaria estará integrado por los siguientes Consejeros e igual número de suplentes, simultáneamente designados:
a. Uno, por el Consejo Central Universitario;
b. Uno, por el consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal;
c. Uno, por el Consejo Superior de la Enseñanza Industrial;
d. Tres elegidos por el Profesorado de Enseñanza Secundaria.”

De ese modo la integración del organismo, mantenía el criterio de preservar al ente de los avatares de la política partidaria.

Así mismo, el 9 de setiembre de 1942 se promulgaba el Decreto-ley 10.225 que creaba la Universidad el Trabajo, animada del mismo concepto de autonomía que los otros consejos :

ARTICULO 1°.- Con la base de los organismos que actualmente integran la Dirección General de la Enseñanza Industrial y los que de análogas funciones puedan establecerse en el futuro, créase la Universidad del Trabajo del Uruguay, como ente autónomo.”

“Uruguay tenía una historia peculiar en lo que hace a la concepción de la relación entre Estado, política y educación, historia que ha conformado un modo de ver y de sentir la educación pública como derecho  fundamental que el Estado debe garantizar, sin intervenir en la conducción  de la misma”.

Los primeros ataques a la autonomía.

El primer ataque a la autonomía se produce en el año 1968, cuando  el senado negó la venia al Inspector Arturo Rodríguez Zorrilla, electo como Director del Consejo de Secundaria, dejando acéfalo al referido consejo-

Siguiendo la misma lógica, en el año 1970 el gobierno intervino los entes autónomos de la educación. 

“El siguiente paso para subordinar la educación al gobierno de turno se dio en 1970, con la intervención a los Consejos de Secundaria y UTU, justamente por ser los que tenían carácter participativo. Las intervenciones fueron derrotadas por la lucha de docentes, estudiantes y padres, pero no se restauraron los Consejos intervenidos y se abrió una transición con Consejos interinos negociados hasta la aprobación de la Ley 14101 y la creación del CONAE...”

Era evidente que estaba en los grupos reaccionarios del gobierno la intención de terminar con este sistema. La educación era un preciado botín que era preciso arrebatar al pueblo.  Con la ley de educación 14101 de 1973, la llamada “Ley Sanguinetti”, se institucionalizaba el proceso de destrucción de la autonomía, preámbulo de lo que se venía en ese aciago año. Resistida por los colectivos docentes y funcional al modelo educativo de la dictadura.

Prof. Jorge Barrera Preliasco

Te puede interesar