Kamala Harris, la primera mujer en ocupar la vicepresidencia en EEUU

Internacionales 09 de noviembre de 2020 Por Medio Mundo
"Esta elección es mucho más que Joe Biden o yo. Se trata del alma de Estados Unidos y nuestra voluntad de luchar por ella. Tenemos mucho trabajo por delante. Empecemos", expresó Harris en sus redes sociales.
Captura de Pantalla 2020-11-09 a la(s) 10.15.44 copy
Primera Vicepresidenta de la historia de EEUU - Kamala Harris

Primera Vicepresidenta EEUU

Luego de la reñida victoria de Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre, la californiana Kamala Harris acaba de lograr un hecho histórico: ser la primera mujer en ganar la elección para convertirse en vicepresidenta de Estados Unidos.

Con 55 años, la vicepresidenta electa es hija de inmigrantes, formada en Derecho en una reconocida universidad y dueña de un innegable carisma y de un discurso muy particular, con un enfoque pragmático del poder que le garantizó un arco aliado muy heterogéneo.

Tras el divorcio de sus padres, Harris y su hermana Maya fueron criadas en los años 60 y 70 rodeadas de académicas exitosas amigas de su madre y de voces feministas y progresistas del movimiento negro. Una mirada del racismo, la justicia social y el sistema penal desde la visión de la clase trabajadora del barrio y las experiencias de la lucha civil de su contexto cotidiano.

Con apenas 25 años, en 1990, Harris asumió como vicefiscal general de Oakland, su ciudad natal en California, en un contexto donde, el Presidente demócrata Bill Clinton pedía mano dura para frenar a las pandillas y dar pelea en la guerra contra las drogas.

En 1998, Harris asumió el mismo cargo en la ciudad de San Francisco y, 5 años más tarde, tras chocar con la gestión que quería que los menores de edad fueran juzgados por cortes ordinarias, pateó el tablero y desafió a la fiscalía en las urnas.

Harris ganó pese a no tener grandes conexiones partidarias y se convirtió en la primera fiscal general de distrito mujer de San Francisco en un momento en que el 95% de las personas que ocupaban ese cargo en el país eran blancas y el 83%, hombres.

Durante ese periodo de 6 años, víctimas de abusos sexuales cometidos por la Iglesia Católica la acusaron de ignorarlos y los sindicatos de policías le declararon la guerra luego de que se negara a pedir la pena de muerte al asesino de un oficial de 29 años. Desde esta época, consigna0 de Harris ha sido "una política inteligente" contra el crimen en lugar de la mano dura.

Su pragmatismo, su carisma y su fama de jefa severa pero con mucho compromiso social le permitieron comenzar a cosechar importantes aliados en el Partido Demócrata y en 2010 se animó a dar un nuevo salto y ganar la elección de fiscal general de California. En esa elección, solo uno de las decenas de sindicatos de policías la apoyó, pero cuatro años más tarde, cuando fue reelecta, con el apoyo de casi 50 sindicatos de la fuerza.

Mientras Harris se hacía más fuerte en California y ampliaba su base de apoyo, también crecía en las filas del Partido Demócrata como una nueva voz progresista y feminista. En 2016 comenzó su aparición escena nacional cuando se convirtió en una de las pocas senadoras negras del país y, rápidamente, en una de las dirigentes más articuladas e implacables frente a la misoginia, el racismo y las políticas económicas del Gobierno de Donald Trump.

Cuando decidió presentarse como candidata en las primarias presidenciales demócratas, recibió muchas críticas desde distintos sectores que se encargaron de recordarle que durante su gestión no había logrado cambiar de manera significativa el sistema de violencia y racismo policial y penal en California. Pero a su vez, un gran número de aliados destacaron la perseverancia para ascender en un sistema político de hombres blancos, desafiar el discurso de mano dura e impulsar una mayor integración social, orilladas hacia el ala más progresista del Partido Demócrata.

Harris ha considerado siempre que su identidad la ubica en una posición idónea para representar a aquellos que atraviesan las mayores situaciones de vulnerabilidad en Estados Unidos. Ahora, al llegar a la Casa Blanca, tendrá la oportunidad de demostrarlo.

Te puede interesar