"¡Cuidado con creerse más inteligentes que los ciudadanos!"

Columnas 29 de julio de 2020 Por Rodrigo Tisnes
En la primera entrega de esta suerte de crónica o reflexión sobre las próximas elecciones departamentales en Rocha, comentaba que lo que se juega acá es mucho más importante que el peso efectivo que tiene el departamento en el contexto del país.
690730-1
Rocha: una elección trascendental - Por: Rodrigo Tisnes

No somos ni el departamento más grande, ni el más poblado, ni el que más riqueza genera; pero somos un departamento que ha cambiado radicalmente la realidad en 15 años. De ser un departamento en bancarrota, pasamos a tener un gobierno departamental que hace obras, que ejecuta los fondos y partidas asignadas, y que ha logrado el ‘’milagro’’ de pagar 180 sueldos seguidos en forma consecutiva a sus trabajadores.

Lo que no debería ser motivo de orgullo, sino simplemente cumplir con lo que corresponde: pagar el sueldo a trabajadores asalariados, aun hoy, 15 años después, sigue pareciendo un logro increíble. 

Y si lo parece es porque aquel recuerdo nefasto está aún fresco en el imaginario colectivo. Cualquiera que sea un trabajador asalariado puede decirlo: no cobrar el sueldo no es sólo no percibir la remuneración que se debe por una tarea, por una función realizada. Es motivo de angustia y ansiedad, de preocupación, de atrasos en el pago de tarifas y cuotas, y sobre todo genera la incertidumbre de cómo se parará la olla.

Entonces, quienes hoy en día, alegremente afirman que en todos estos años no se ha hecho nada, o sólo se ha hecho la plancha, con la misma liviandad están trivializando la situación por la que pasaron durante años cientos de funcionarios municipales. Ni que hablar cuando aun más livianamente, y por intentar conseguir algún voto más, juguetean con la idea que la Intendencia está fundida, o que sólo sobrevive por aportes del gobierno nacional, e incluso especulan con la capacidad del pago de sueldos…

Afortunadamente la gente no es tonta. Y a los 180 meses de pruebas sólidas y constantes, se suman todas las obras realizadas a lo largo de estos años. Las visibles, y las no visibles, como el saneamiento de Lascano y del barrio Lavalleja. 

No es tonta acá como no es tonta en ningún lado.

¡Cuidado con creerse más inteligentes que los ciudadanos! Acá en Rocha, pero también en Montevideo, Flores, Cerro Largo y cualquier otro departamento del país. Por algo la gente elige. Y cuando elige consistentemente, elección tras elección, a un mismo partido político, por algo es. No hay nadie tan masoquista como para insistir con un mismo partido tantos años, si ve que las condiciones materiales en que vive son peores, que su entorno se degrada, que las calles están peor que antes, que la basura no se levanta, si las luces parecen una vela, si no les conoce la cara al Intendente y a su equipo.

Las elecciones departamentales, y más las municipales, son elecciones de cercanías, de conocimiento entre el vecino y el candidato. Hay otros vínculos en juego que los meramente ideológicos o de pertenencia político-partidaria.

En el caso del Frente Amplio, en estas próximas elecciones, contamos con tres candidatos que, precisamente, les sobra tierra en la suela del calzado, horas de charlas con vecinos, y experiencia en la gestión, con logros demostrables.

Mary Urse, la única candidata mujer, fue la primer Alcaldesa de Chuy, y resulto re-electa en 2015. Es una luchadora sacrificada, con mucha sensibilidad social, que ha gobernado un territorio difícil como el Chuy, con todas las complejidades de una ciudad de frontera.

De Aníbal no se precisa ni decir el apellido. Segundo Intendente frentista de Rocha, en el tercer gobierno consecutivo. Renunció al cargo en febrero para presentarse a la reelección. Apasionado e incansable, ha recorrido el departamento de este a oeste y de sur a norte varias veces, primero como ciudadano, después como Edil, luego como Diputado, y hasta hace poco como Intendente. En su período se han concretado obras muy importantes, como las terminales de ómnibus de Rocha y Chuy, el saneamiento del barrio Lavalleja, la remodelación del estadio Mario Sobrero, el CEDRO, entre otras. 

Y si Aníbal se presenta sólo con el nombre, del tercer candidato basta con nombrarlo por el apodo: Chueco. El Chueco, primer Diputado e Intendente del Frente en la historia de Rocha, y primer Intendente en ser re-electo  forma consecutiva desde el retorno de la democracia, siendo el candidato individualmente más votado de toda la historia (27.000 votos en mayo de 2010) vuelve a presentarse, porque una cantidad importante de frentistas y no frentistas lo visualizan como garantía de certezas y logros en tiempos complejos, difíciles, de crisis económica y social por la pandemia. No en vano fue él quien lideró al equipo que revirtió la situación de la Intendencia desde julio de 2005, cuando había en total 37 pesos en caja y millones de deudas y acreedores esperando cobrar.

El Frente Amplio ofrece en Rocha candidatos con experiencia, gestión, solidez, compromiso y propuestas de proyección. No se propone el Paraíso, porque la promesa de paraísos suele ser el atajo para llegar a algún Purgatorio. Ni en política, ni en la realidad social, existen los paraísos. 

Una campaña electoral no puede estar fundada sobre la prédica ni el discurso de ‘’tierra arrasada’’. Porque se podrá obtener el triunfo en las urnas, pero al día siguiente, seguimos siendo todos vecinos, todos parte de una misma sociedad en la que queremos mejorar y prosperar, con ideas distintas tal vez, pero impulsados por el mismo afán de superación. Y las propuestas y discursos incendiaros destruyen ese clima de convivencia colectiva, de comunidad diversa que tenemos que ser y mantener.

Lo que existe son los proyectos colectivos, comunitarios, que sobre bases concretas y posibles, avanzan en mejorar las condiciones materiales y culturales de la sociedad, paso a paso, como parte de un proceso, a veces lento y tedioso, pero nunca baladí, de acumulación.

Eso es lo que parece haber entendido la mayoría de la ciudadanía rochense desde mayo de 2005, y lo que se ha venido haciendo desde entonces: construir y reconstruir desde los cimientos mismos. 

Y por eso mismo, confiamos en que el próximo 27 de setiembre la mayoría de los ciudadanos ratificarán con su voto que se mantenga lo que con tanto sacrificio y esfuerzo hemos logrado.

Te puede interesar