Piedras Blancas, un barrio olvidado

Columnas 18 de junio de 2020 Por Ignacio Rodriguez
Nacho Rodríguez, vecino y cooperativista del Municipio D nos acerca su nueva columna. La importancia y necesidad de pensar en un polo tecnológico en la zona.
59f91ff4d21f1
Feria Piedras Blancas - Foto: El País

Como vecino , luchador social y cooperativista  he venido insistiendo en la necesidad de crear un polo tecnológico en la zona, perteneciente al Municipio D, donde se puedan desarrollar algunas cooperativas ya existentes y crear otras , así como estimular el emprendimiento de grupos familiares  y/o pequeñas  empresas de la economía social, que favorezcan la generación de empleos de calidad y desarrollo local.

Para ello es imprescindible que trabajen en conjunto la Intendencia con INACOOP, MIEM Y MIDES, y que se atienda la problemática del reciclaje con respecto al producto final, ya que hoy en día solo se selecciona y se envía a los depósitos. Vale decir que en países de la región se ha avanzado mucho en este plano, por ejemplo, con la creación de mobiliario urbano y láminas de MDF para construcción.

Se podrían aprovechar materias primas que hoy son un problema tanto en Montevideo como en Canelones, árboles caídos y troncos, e incluso aprovechar ramas, hojas y restos de cortezas para la producción de energía. En ese sentido, debería trabajarse con la ANII y ámbitos universitarios que aporten conocimientos en el desarrollo de tecnologías.

Respecto a los residuos, hay que destacar el camino recorrido en el municipio G, donde se hizo una buena experiencia con la Cooperativa EGEA, en el barrido de calles, que permitió resolver la diseminación en el entorno de los contenedores, el corte de pasto en los cordones y el levantamiento de pequeños restos vegetales;  esto permitió que el Municipio se viera limpio y las vecinas y vecinos se mostraran conformes. A su vez, resulta imprescindible la creación de veredas y/o sendas peatonales, a través de la  economía social, apuntando a personas jóvenes y jefas de hogar;  así como controlar y fiscalizar el estacionamiento de vehículos en las veredas.

En el debe aún queda “el Montevideo Rural” y las zonas más periféricas, pero ello lo abordaremos en nuestra próxima entrega.

Te puede interesar