Parar la masacre

Columnas El martes Por Ramón Fonticiella
La pandemia de COVID 19 está masacrando la población uruguaya. Datos manejados en prensa, permiten considerar que en Abril y en Mayo, el virus habría cobrado tantas vidas como las que habitualmente se llevan el cáncer, las cardiopatías y las enfermedades pulmonares, juntas.
uruguay CTI
El 50,6% pacientes de CTI son por coronavirus.

Hay que parar la masacre.

El concepto  es la síntesis de las informaciones recogidas de reconocidos referentes de la ciencia, de la acción social y de la acción política seria.

No considero válidas las expresiones demagógicas de líderes partidarios que sostienen al gobierno, que estiman que vamos por el camino correcto, omiten la masacre y culpan a la población. Tampoco comparto, las apreciaciones del presidente de la República y su equipo cercano, porque no tienen sustento en la realidad.

¡Qué bajo hemos caído, para considerar “normal” que mueran más de cincuenta personas de COVID por día y los muertos lleguen a 1.600 por mes en Abril y en Mayo!... No podemos normalizar la muerte y asumir que “ han bajado a 53 los fallecidos en un día”, comparando con otras jornadas de muchos más. No es un mérito extrapolable, que tengamos uno de los mejores ritmos de vacunación, si tenemos los peores porcentajes de enfermos y fallecidos del planeta por cada millón de habitantes. Los muertos no vuelven por más vacunados que haya.

Tuve la fortuna de escuchar al virólogo uruguayo Gonzalo Bello, que hace casi 20 años que investiga en Brasil luego de haber cursado un doctorado en España por dos años.

Al final de su nota en Radio El Espectador con Blanca Rodríguez, aclaró más o menos así : “Hasta ahora no había querido tener entrevistas con medios de mi país, porque considero que es muy bueno el enfoque de los científicos uruguayos, pero ahora entiendo que es patriótico y humano que haga conocer mi posición en esta situación tan grave para mi patria.” 

“En Brasil hubo meses de más muertes que nacimientos en esta pandemia, y probablemente en Uruguay haya pasado lo mismo. No podemos seguir anestesiados. No hay dos lecturas: la situación es gravemente crítica. En Abril y en Mayo las muertes por la pandemia fueron equivalentes a las producidas por cáncer, enfermedades circulatorias y problemas respiratorios...” juntos.

Obviamente la realidad no admite dos lecturas.

Destacó Bello que aún hay futuros posibles caminos para contener la situación: primero hay que acordar que el estado es crítico, “todos tenemos que coincidir” para actuar en conjunto; segundo “debe hacerse un pacto social y político para volver a la Zona de Seguridad (con número controlable de infectados para testear, aislar y seguir, unos 200 casos diarios); y tercero sumar vacunación, que es buena, y REDUCCIÓN DE LA MOVILIDAD.”

Según Bello (igual que los médicos uruguayos) esta estrategia debe aplicarse durante tres o cuatro semanas, pero YA. “No alcanza con vacunar; no puede negarse la realidad. Vacunar y bajar movilidad”. Uruguay puede hacerlo.

Para esto hay un solo responsable: el gobierno del Dr. Lacalle y sus aliados, quienes parece que sólo estudian cómo aumentar la movilidad...

 

Te puede interesar