La Política y la pandemia

Columnas 11 de abril de 2021 Por William Marino
La política y el arte de hacer política en tiempos de pandemia, para la izquierda en particular, fue un tema de NO entender que pasaba. Un año después, aún sigue viendo qué va a realizar.
coalicion
Foto: Federico Gutiérrez

Pero la derecha no se quedó atrás, pues el desgobierno que tenemos tampoco sabe qué hacer.  Confinamiento voluntario u obligatorio ¿Qué hacer? Fue la gran pregunta del 13 de marzo de 2020. El desgobierno opto por la primera.  Alguien gritó la libertad es libre.  Vendrá aquello de los dos metros, tapa bocas, alcohol en gel, escuelas cerradas, pero no mejor abierta. Sí, pero cerradas, liceos igualmente con los mismos problemas. Clases por ZOOM, en aquellos aparatitos que el maldito gobierno de la izquierda les regalo a escolares, enseñanza media, públicos y privados, para que se pasaran jugando en divertimentos no apropiados a su edad. Los “viejos” jubilados también ligaron esos aparatitos. No todos, pero ligaron. Y que bien les vino en los confinamientos.

Aquí en nuestro país, hay varios Ministros, secretarios de estado, Senadores, diputados, ediles de este desgobierno nacional que habría que avisarles que Cantinflas y su modo de hablar hubo uno solo  y murió. Desde el desgobierno siguen diciendo a los gritos “quédate en tu burbuja, pero sin frenar los motores de la economía”. La economía se empezó a frenar en marzo de 2020. Es a partir de ahí que la desocupación crece sin cesar.  Los “gritos” del Presidente de la república, su Ministra de Economía y el de Trabajo, son salvar los puesto de trabajo, salvar el capital, total fuerza de trabajo de repuesto va a haber y de sobra.  De salvar el salario ni se habla, primero que crezca la torta, que cuando desborde el plato comenzará el reparto de las migajas.  Alguien recuerda cuando nuestro honorable Presidente decía: “Yo no dono un peso de mi sueldo porque no llego a fin de mes”. En ese momento ocupaba un cargo de representante nacional.  Hoy,  podría decir los obreros y trabajadores desocupados o los que aun trabajando no llegan a un jornal en bruto de $ 700 por día.  

A uno en ocasiones no le queda claro en la forma de expresarse de este desgobierno. No sé quién dijo que la “libertad es libre”. En torno a la libertad de las personas nuestro Presidente Lacalle dijo: “en el marco de la normativa vigente, se va a disolver las aglomeraciones. Y este es un mensaje que queremos que sea claro porque vamos a aplicar la ley vigente que el gobierno tiene como herramienta”.   Los encargados de hacer cumplir la ley serán la policía y el ejército.  Pero la gran pregunta sigue siendo la misma.  En las grandes aglomeraciones realizadas en Punta del Este, nada paso. Sí, nada pasó pues un argentino realizó una gran fiesta y le dijeron: “te echamos del país”.No, mejor no porque es hermano de Susana y de pronto se enoja. Los grandes patrones que tienen a sus empleados sin cumplir casi ningún protocolo, todo lo que se les dice es: ”te voy hace chas chas en la cola”.  

El desgobierno sigue sin cumplir las recomendaciones dadas por la Comisión Honoraria, que en algunos casos parece estar pintada. Todo los pronósticos dados por ellos se van cumpliendo, lento pero inexorablemente. Los grandes medios de comunicación y de información, siguen lo más campante, para ellos es más noticia un accidente de tránsito o un hecho de la Intendencia de Montevideo, que todo lo que está sucediendo con el Covid-19.  Se ve que poco importa los que mueren en los hogares de ancianos, lo que pasa con los niños en Rio Negro.  No importa si han venido o no las vacunas, ni el tema de cómo las vamos a dar. Cuando se informa en el día a día siempre se insiste: "en todos los casos se trabaja en el estricto seguimiento epidemiológico”.  

En verdad, somos unas chantas de cuarta. Mi pregunta es: ¿cuándo se miente o se dice la verdad? Esto es como el avión y su droga. Un mes cuidando y se nos escapa. ¿Será que serán o somos, cínicos y mentirosos?  Son poco objetivos los  periodistas, al igual que cuando escribían que la economía uruguaya estaba mal y en baja durante los 15 años de gobiernos del Frente Amplio. Hoy, el Banco Central muestra en sus informes que entre los años 2004 y 2019 fueron años de continuo crecimiento, el mayor periodo de crecimiento en toda la historia del país. Eso sí, se siguen cuidando de decir que 15 de esos 16 años fueron de gobiernos frenteamplistas. En esos quince años crecieron también los sueldos y salarios de los trabajadores, las jubilaciones y las pensiones, se batieron récords de venta de autos 0 km, los viajes al exterior de vacaciones por parte de los uruguayos, fue siempre en crecimiento.  Es más, muchos frentistas se quejaban que los ricos eran cada vez más ricos y los patrones se quejaban que los trabajadores cada día ganaban más. Lo que más bajo fue la pobreza.  

En el 2019, no gano el partido nacional, perdió el Frente Amplio, el tema sería saber porqué.  Ganó la derecha con el apoyo de los neo fascistas, pues eso es el grupo Cabildo Abierto. Aunque la derecha ganó porque realizó una espléndida campaña electoral, mientras el Frente Amplio, hacia la plancha o dormía la siesta. Ganaron los que admiraban a Franco en España y Mussolini en Italia, ganaron los que admiraban a Hitler. Se juntaron todos para ganarle al Frente. Su programa, si bien jamás lo tuvieron,  era el programa de la derecha más rancia de este país.  

Sin ser futurista, con pandemia o sin pandemia, este desgobierno tenía ya en mente, vender ANTEL, ANCAP, OSE, como ya en otras épocas lo intentaron o lo realizaron.  Eso sin olvidarnos de la Seguridad Social y la próxima rebaja de las jubilaciones y pensiones. Todo de a poquito y con suavidad, para poder dar el gran zarpazo en el momento menos pensado.   

                                                              WILLIAM  MARINO

Te puede interesar

La Semana en Medio Mundo

Suscríbete al Boletín SEMANAL

Te puede interesar