Operación Océano

Columnas 04 de septiembre de 2020 Por William Marino
La Operación Océano ya comenzó a hacer un poco de agua. Con “chicanas” grandes o chicas, pero chicanas al fin, por parte de los defensores de los acusados. Esperemos que no sea como el Titanic, que se hundió casi sin dejar rastros.
37384_0002607081
Operación Oceano - Por William Marino

Un diario decía que en el Tribunal de Justicia se dio cita "la crem de la crem" de los estudios y abogados. Sí, de esos que no se pagan con dos pesos con cincuenta. Ahí corre mucho dinero, no son abogados para los roba gallina, son para gente de alto poder económico. Porque la “Operación Océano” dio a luz un sub mundo donde el lujo, el dinero, la corrupción, la droga junto a la “carne fresca”, corre como el agua. Es algo que todos sabemos que está ahí, pero jamás nadie (o casi nadie) le pudo hincar el diente. Seguro que es muy difícil, porque ahí, en los investigados, aparece el poder político y el poder de don dinero.

Hombres de cincuenta años para arriba, que son políticos, jueces, dueños de locales nocturnos, organizadores de eventos, dueños de yates y con familias a sus espaldas. Hasta podríamos decir que por el día son “hombres respetables”, pero que cuando se esconde el sol se transforman, como lo hacía Drácula. 

Por el otro lado están las jóvenes acusadoras, jóvenes que vienen del mundo opuesto, es decir donde la carencia es casi total.  Sí es total en dineros para alcanzar en ocasiones la comida diaria. Los zapatos caros y ropas de marca de muy difícil acceso para estas jóvenes, el viaje en yate, la concurrencia a eventos caros, muy caros. Niñas y jóvenes con mucha TV y poco afecto familiar, y porque han dejado de estudiar, eso sería un denominador común en la vida de la parte acusatoria. 

Para lo que se mueve en el entorno, esto se asemejaría a un tornado jamás visto en el Uruguay.  Si ese entorno de las 32 personas procesadas por la justicia, pero cuyos nombres aun en forma oficial nada sabemos.  Mueve mucho poder e influencia, política, social, económica, cuyas conexiones con los medios de comunicación son inimaginables.  Pero no es solo donde están los potentados con casas, yates, apartamentos y muy buen pasar en Punta del Este. Eso el símbolo de poder económico. Porque al parecer en este país muchas cosas las descubrimos por casualidad, por olfato de los iluminados, NO porque investiguemos, eso que les pasa a los más débiles y desprotegidos de la sociedad.

Luego tenemos el gran problema, el olvido de algunos temas sin decirle al resto de la ciudadanía, lo que realmente paso, o sea el resultado de investigación.  Nos olvidamos de lo que pasó, en la Terminal del Cerro, nos olvidamos de la violación cometidas por cinco integrantes de la armada nacional que violaron y grabaron a un joven en Haití, nos olvidamos de lo que paso con los cinco jóvenes que aparecieron muertos en Cerro Largo y nos seguimos olvidando. Por un lado porque así es la mente humana, por otro por la “protección” que dan algunos medios de comunicación a sus “consumidores”.  

No sabemos, o tal vez no sepamos o no queremos saber, por qué en los medios de comunicación, se escribe o habla tan poco sobre la Operación Océano. ¿Por qué será?  Aun después de meses (casi un año) NO se puede, o no se quiere dar a conocer los nombres de esta “gente”, violadores de menores. Por el solo hecho de tener dinero y poder social y político, piensan que pueden realizar lo que se les antoje con menores.  Y  aquí  podríamos decir que viene la pregunta del millón: ¿Dónde están o que hicieron los organismos del Estado que deberían de defender a nuestros niños y niñas?

Podríamos decir que esto es solo una gota de agua en un inmenso océano. Pues a raíz de denuncias anónimas comenzaron a ver a luz decena de hechos, que en algunos casos no son tan nuevos, tienen año de denunciados y fueron mal o muy lentamente investigados.

El más comentado podemos decir que es el carnaval de las promesas, sin olvidarnos el futbol de los niños.  Hay quien sostiene que sobre la mesa de trabajo de la fiscal Viera más de 600 denuncias de casos que estarían en la fase de investigación…..   Seguro que una de las preguntas a realizarse es saber, porque comenzaron a fluir denuncias contra esta Fiscal, por su mal trabajo, es decir presentar mal las pruebas.

Aquí vemos que las chicanas o miradas con lupa son muchas.  Pero nadie se pregunta quiénes son los responsables que estos jóvenes con hombres adultos entraran en hoteles y/o casas de citas, pues ahí, tienen la obligación de pedir documentos.

Hoy día estamos aún en pleno invierno, por lo tanto hace mucho frio en las calles. Cuando venga el calorcito le sugerimos a quien corresponda, salir a recorrer las calles. Como Avenida Italia, Batlle y Ordoñez, Léxica, Garzón, las terminales de ómnibus, y podría seguir, pues por esos lares se las puede ver ofreciendo sus cuerpos.   Un olvido, pero no tan olvido. Son esos comentarios que han aparecido, que si los violadores les pagaran o realizarán una transacción económica con las violadas, hasta se podría levantar las denuncias. ¿Será tan asi?            

                                                             WILLIAM  MARINO

Te puede interesar