Elecciones: pasado y futuro

Columnas 17 de agosto de 2020 Por William Marino
Una nueva columna de William Marino donde analiza los casi 200 días del actual gobierno y como se llega a las elecciones departamentales, en este contexto de emergencia sanitaria.
5db6354202c30

De las elecciones de octubre ya han pasado 290 días y de la asunción de este nuevo gobierno 165. Pero por problemas con el Coronavirus, las elecciones departamentales y municipales serán recién dentro de 45 días. En este casi año que ha pasado, para decir verdad no se ve un avance de este Frente Amplio. Sí se ve una quietud o achatamiento, de esa rebeldía tan propia de la izquierda en un tiempo no muy lejano.

Aún no sabemos si es por culpa de la pandemia o que, que no salimos a la calle a responder con premura los planteamientos de este gobierno derechista, lindando con el nuevo fascismo del siglo XXI. Nos vamos olvidando de lo que sucede en el mundo, con gobiernos como los de Macri en Argentina, Bolsonaro en Brasil, Trump en los EE.UU. La escapada del rey emérito Juan Carlos de España, sin hablar de Piñeda en Chile y/o Uribe y Duque de Colombia.

Seguro que aún nuestro país tiene los suyos. Los “Blancos Pillos” y la frase de Herrera de 1959, “no poner a Juan José Gari de director del Banco República porque le pone rueditas y se lo lleva para su casa”. La aparición de un partido político de los militares, en retiro es una cosa que ni el Coronel Bolentini pudo ver concretada, NO es algo nuevo. Como lo es la unidad de Blancos y Colorados, repartiendo los cargos, para ver cómo pueden, borrar las conquistas de los más desposeídos de la sociedad uruguaya.

Seguro hoy le pueden achacar muchas cosas a la pandemia: que los hace gastar, es decir “tirar dinero en los pobres”, en los que no quieren trabajar.  15 años realizando cosas, despacio, muy despacio para que la derecha más rancia de este país NO se enojara, siendo ellos  los que más dinero acumularon, con sus exportaciones.

Eso sí, “llorando” porque si sus trabajadores, trabajaban más de 8 horas, había que pagar horas extras. Seguro que en 15 años los Gobiernos del Frente Amplio, Gobiernos de izquierda para muchos, para otros gobiernos de “derecha”, que solo administraba el gobierno del gran capital financiero.

Aún así se realizaron muchísimas cosas buenas, regulares y malas. Las dos primera eran deber de la fuerza política, comunicarla y propagandearla. Pero NO lo hacía, ni lo hace pues carece de un aparato y estructura de Comunicación y Propaganda. Y menos de agitación, tal vez por aquello de no hagan olas. Además el Frente, jamás supo ni entiende lo de las mentiras, las noticias falsas y las verdades a medias a lo que está acostumbrada la derecha.  Todo, porque “creíamos” en las bondades de los medios de comunicación de la derecha, sin entender aun, que son afín a una clase social. 

   La pandemia, nos mando para las casas. La pandemia, sirvió para que se nos rebajara el sueldo. La pandemia sirve para que muchos sigan acumulando riquezas y la pobreza se siga extendiendo como una mancha de petróleo en el mar. Hablando de petróleo, es de ahí que se saca las naftas, ¿o no? El costo del barril para la refinería hace un año era de unos 60 Dls. Hoy está a unos 25 Dls, hace ya bastantes meses, ¿Porque NO baja el precio de venta al público de las naftas?

Hoy el Frente Amplio, nuevamente en la oposición, sigue sin saber qué hacer en Propaganda y Agitación. Sigue sin saber cómo reaccionar antes hechos relacionados con corrupción donde están relacionados integrantes de los partidos gobernantes.  Sigue sin sacar impresos, en papel los temas, que la derecha sigue ocultando. La operación Océano, llevada a cabo luego de que una chica de 17 años se suicidara en el arroyo Solís Chico, departamento de Canelones, dejado un trasfondo casi inimaginable, pues ella había presentado una denuncia de abuso y violación sexual a un ex juez de menores.

Ahí se ve la gran miseria humana, en que se mueven los que tienen el poder de don dinero y el poder por el poder mismo. Ellos son: grandes empresarios; dirigentes políticos, como el caso del diputado suplente del P. Colorado; un ex juez de menores; comerciantes: profesionales; profesores...

El único denominador común, “don dinero y el buscar carne fresca y joven” al decir en un comentario de un diario en internet. Veintitrés son los que hoy viernes estarían declarando, solo tres con prisión preventiva. Lo que aquí se dice es de corrupción, violación de menores, trata de mujeres, prostitución, proxenetismo.

Seguro ya ni nos acordamos de las fiestas que organizaban con menores en la Casita del Parque en Paysandú, por Sergio Carballo un amigo de la casa y la mujer que era la que cuidaba la misma, concurriendo el secretario general de la Intendencia de Paysandú Horacio de los Santos, cuyo Intendente era Bertil Bentos.  Horacio de los Santos, fue remitido, luego de reconocer que mantuvo relaciones sexuales con dos menores de 16 y 17 años, junto con la cuidadora de Casita, allí según ellos corrió en abundancia la droga y el alcohol.  Solo 27 meses estuvo presos pues se considero que estuvo mucho tiempo en “preventiva”.  Fue expulsado en su momento del P. Nacional, aunque hoy las malas lenguas dicen que volvió a la función pública.  

Otro hecho polémico, con audio mediante fue el denunciado por la edila del P. Nacional de Colonia, María José García. El audio que se viralizó allá por octubre del pasado año, se oía al Intendente Moreira, donde se presumía que el mismo ofrecía pasantías a cambio de sexo. Luego de la denuncia, a Moreira NO lo expulsaron del Partido Nacional, el renunció. En el momento que él se fue la vice Presidenta, Beatriz Argimon dijo: “NO hay lugar en el Partido Nacional para gente de este tipo”. Una vez pasado el juicio y absuelto a pesar de todo, hoy es avalado y es uno de los tres candidatos bajo el lema del Partido Nacional. 

     El tiempo pasa y el Uruguay mantiene sus rasgos más típicos.             

                                                       WILLIAM  MARINO.

Te puede interesar

La Semana en Medio Mundo

Suscríbete al Boletín SEMANAL

Te puede interesar